Tarta fácil de fondant

Tarta fácil de fondant

Qué calificación crees que merece esta receta?

Quería hacer una tarta rica y bonita para el cumpleaños número cuatro de mi pequeña, pero el motivo de la fiesta era hípico y francamente no me daba tiempo a modelar espectaculares figuras, pero necesitaba que el pastel estuviera acorde con la decoración.
Opté por una de las mejores decisiones que pude tomar: Centrarme en la preparación de la tarta y que ésta quedara deliciosa y el tema decorativo lo solucioné con 3 figurillas de plástico que teníamos en casa. Soy una convencida de que si no tienes el tiempo suficiente para llevar a cabo una tarea de manera óptima, o simplemente careces de los conocimientos, lo mejor es centrarse en lo importante, dejar las florituras en segundo plano y esforzarse en que los invitados queden encantados con el sabor de la tarta. Y les aseguro que esta es una tarta realmente exquisita. Además, podrá decorar con lo que desee, cambiando el color del fondant o los elementos decorativos.

Ingredientes

  • 1 bizcocho de chocolate de 21 centímetros de diámetro (Ver receta aquí)
  • 200 gramos de ganache de chocolate a temperatura ambiente
  • 200 ml de leche condensada a temperatura ambiente
  • 100 ml de leche natural a temperatura ambiente
  • 100 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 gramos de azúcar impalpable
  • 2 cucharadas de agua
  • 1 cucharadita de azúcar avainillado

Ingredientes para la decoración

  • 250 gramos de fondant verde
  • 50 gramos de fondant marrón
  • 10 gramos de fondant rosa
  • Pegamento comestible
  • Figuras acorde a la decoración (Pueden ser golosinas, galletas, juguetes, flores, etc.)
  • 4 cucharadas de harina de maiz
  • 4 cucharadas de azúcar impalpable

Herramientas de trabajo

  • 1 base de cartón gruesa del tamaño del bizcocho
  • 1 cuchillo bien afilado
  • 1 espátula
  • 1 alisador de fondant
  • 1 rodillo para fondant (de plástico)
  • 1 pincel

Preparación

  1. Prepare el buttercream poniendo en un bol la mantequilla, el azúcar y una cucharadita de agua.
  2. Mezcle enérgicamente con la batidora eléctrica hasta que obtenga una pasta blanquecina.
  3. Incorpore el azúcar avainillado y la otra cucharada de agua. Siga batiendo unos 5 minutos y reserve dentro de la nevera.
  4. En un biberón de cocina o en una botella con tapa mezcle la leche condensada y la leche natural. Agite bien y reserve.
  5. Corte la parte superior del bizcocho para que quede nivelada. Yo utilicé una herramienta llamada lira que deja un corte perfecto, pero si no la tiene puede hacerlo con un cuchillo bien afilado. (Si quedara alguna imperfección en el corte, marque con unos palillos para que al volver a montarlo, todo calce perfectamente.)
  6. Divida el bizcocho en tres partes, teniendo mucho cuidado de no romperlo.
  7. Ponga una cucharada de buttercream en la base de cartón donde montará la tarta y pegue la parte de abajo del bizcocho a la base de cartón a la que puso buttercream.
  8. Moje el bizcocho con la mezcla de leche que tenía reservada. (Tiene que quedar húmedo, pero sin pasarse, para evitar que se rompa.)
  9. Unte generosamente el bizcocho con el ganache de chocolate. Extiéndalo cuidando de no llegar a los bordes, para que al decorar no manche el fondant que recubrirá la tarta.
  10. Tape con la siguiente capa de bizcocho, moje con la mezcla de leches, cubra con un par de cucharadas de chocolate y extienda sin llegar a los bordes.
  11. Tape con la última capa de bizcocho y cubra la tarta completamente, valiéndose de una espátula ancha, con el buttercream. (Tiene que quedar lo más liso posible y sin acumulaciones, porque esta crema será el aglutinante que le permitirá pegar el fondant a la tarta.)
  12. Lleve la tarta a la nevera.
  13. En una superficie limpia y lisa espolvoree una mezcla de 50% de azúcar glas y 50% de harina de maiz para impedir que el fondant se pegue a la superficie de trabajo.
  14. Abra el paquete de fondant verde y empiece a ablandarlo con energía. Haga con él una bolita y doble hacia adentro. Repita este gesto varias veces, hasta conseguir que la pasta esté moldeable y cálida.
  15. Haga una esfera de fondant, dejando la parte más lisa hacia arriba. Comience a estirar con el rodillo hasta obtener un círculo no muy grueso y de unos 5 centímetros más de diámetro que la medida total del bizcocho. (Por ejemplo, si la el bizcocho mide 22 centímetro de diámetro y 8 de alto, el diámetro de nuestro círculo de fondant debería tener unos 32-34 centímetros.)
  16. Saque la tarta de la nevera y cúbrala con el fondant. Para esto utilice el rodillo de amasado y póngalo centrado sobre el bizcocho.
  17. Alise el fondant con las manos para eliminar imperfecciones o burbujas de aire. Para pulir el acabado, utilice un alisador de fondant.
  18. Corte el exceso de pasta de azúcar de la base con un buen cuchillo y vuelva a alisar. (No se preocupe si las terminaciones no son perfectas, ésto se arreglará con la decoración final.)
  19. Ablande un trozo de fondant marrón. Haga una esfera con él y amase hasta obtener una tira larga con el grosor deseado.
  20. Corte una banda larga y estrecha ayudándose de un molde y rodee la parte inferior de la tarta con él. Pegar con pegamento comestible o con unas gotitas de agua y un pincel.
  21. Ablande un trozo de fondant rosa. Haga una esfera con él y amase hasta obtener un círculo. Corte pequeños corazones valiéndose de un corta pastas y pegue sobre las juntas de la banda marrón para que la tarta tenga un buen acabado.
  22. Finalmente ponga encima la decoración escogida, teniendo precaución de retirarla por completo al momento de servir. (En este caso hemos puesto un caballo y su jinete.) Tendrá lista su tarta fácil de fondant.

Nota 1: Para amasar el fondant yo utilicé un tapete de plástico que venden en tiendas especializadas, pero si no lo tiene en casa, puede usar la encimera de la cocina, extremando las normas de higiene. Para que no se pegue la masa espolvoree de vez en cuando con una mezcla de azúcar glas y harina de maiz.
Evite trabajar en superficies de cristal, porque el frío endurece el fondant y es casi imposible modelarlo.
Nota 2: El pegamento comestible se puede adquirir en tiendas de repostería o en algunos supermercados, pero puede prepararlo en casa con una cucharadita de CMC (polvo de tilosa que actúa como espesante y aglutinante) un poco de agua y unas gotitas de zumo de limón. (Se conserva estupendamente dentro de la nevera hasta 60 días.)

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Loading Facebook Comments ...