Croquetas de bacalao

Croquetas de bacalao

Qué calificación crees que merece esta receta?

Las croquetas son un bocado suave y delicioso típico de la cocina española. Suelen servirse como tapa o aperitivo y pueden estar rellenas de jamón, de pollo, de verduras o de pescado, como en la receta de hoy:

Las croquetas son un plato que gusta a todos, sobretodo a los niños y resultan ideales para aprovechar restos de carnes o pescados que nos haya sobrado de otra comida. Y como la elaboración es un tanto laboriosa, cuando las prepare sus croquetas anímese a hacer más cantidad de lo que va a consumir y guarde el resto herméticamente dentro del congelador. De esta forma siempre tendrá unas buenas croquetas de bacalao caseras listas para comer.
Son un verdadero regalo a los sentidos: Crujientes, aromáticas y cremosas, son ideales para disfrutar en cualquier comida.

Ingredientes

  • 200 gramos de bacalao desmigado y desalado
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 100 gramos de harina
  • 1 litro de leche
  • 100 gramos de mantequilla
  • 100 ml de aceite de oliva
  • Sal

Ingredientes para rebozar y freír

  • Harina
  • 3 huevos batidos
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva

Preparación

  1. Pelar y picar la cebolla y los ajos en cubos pequeños. Reservar.
  2. Calentar 100 ml de aceite en una cazuela y cuando esté humeante echar la cebolla y los ajos. Sofreír unos minutos hasta que la cebolla se torne transparente.
  3. Incorporar el bacalao desmigado y rehogar durante un minuto. Retirar del fuego y reservar.
  4. Para hacer la bechamel hay que poner la mantequilla en un cazo y llevarla al fuego. Añadir la harina sin dejar de revolver e incorporar la leche muy poquito a poco sin dejar de revolver.
  5. Poner sal al gusto y cocinar la salsa durante 20 minutos. (Sin dejar de remover). Obtendrá una bechamel espesa, con mucha consistencia.
  6. Incorporar el bacalao a la bechamel y mezclar hasta que todo quede bien integrado. Cocinar hasta volver a darle el punto deseado y retirar del fuego.
  7. Traspasar la bechamel a una fuente y dejar templar a temperatura ambiente cubierta con papel film para que no se endurezca la superficie.
  8. Meter a la nevera durante un par de horas o hasta que la bechamel esté lo suficientemente fría para poder trabajarla con las manos.
  9. Sacar la bechamel de la nevera y cortar pequeñas porciones. Moldear las croquetas con las manos y dándole forma cilíndrica o esférica. (Personalmente prefiero dejarlas de forma cilíndrica, pero si hago más de un tipo de croquetas, para distinguir unas de otras, dejo las croquetas de jamón o pollo de forma ovalada y las de bacalao redondas.)
  10. Calentar una buena cantidad de aceite en una sartén amplia. (Tiene que ser bastante porque las croquetas deben quedar cubiertas al freírlas.)
  11. Pasar cada una de las croquetas por harina, luego por huevo batido y finalmente por pan rallado. Freírlas en abundante aceite caliente.
  12. Cuando las croquetas de bacalao estén doradas, escurrir y ponerlas en una fuente cubierta de papel de cocina para quitar el exceso de aceite.
  13. Servir calientes como aperitivo o como primer plato acompañadas de una ensalada verde.

 

One Comment

  1. Que ricas y perfectas para esta época que viene !!!! Besos

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Loading Facebook Comments ...